Desde mi último post en febrero han pasado muchos días, muchas cosas… Lo más relevante? El maldito COVID-19.l

La pesadilla comenzó el 13 de marzo hasta el 2 de junio mi mundo social (contacto físico) y laboral se paró.

Durante este tiempo de confinamiento (81 días) he tenido tiempo de actualizar y contar cosas por aquí, pero sinceramente no veía el que podía explicar encerrado en casa y viendo el nefasto panorama que nos acontecía por aquel entonces y que, aunque parezca que «el coco» ha desaparecido, aún nos queda «bicho» para rato…

En estos 81 días salí lo justo e indispensable. Llegué a sentir miedo de salir a la calle e incluso opté finalmente por no ir al supermercado a comprar (desabastecimiento y concentración de gente) y solo salir para tirar la basura

Ha sido la época de los contactos y largas charlas virtuales (benditas tecnologías), de culturización visual (unas 90 películas y 4 series) de TikTok y de echar de menos, mucho de menos a [email protected] mis seres queridos y en especial a mí vida ❤️

También ha sido época de aguantar 24/7 a los vecinos… Pero eso ya es tema de olvidar.

Ahora (en la medida de lo posible) toca reencontrarse pero sin perder la cabeza ni dejarnos llevar por la locura. Ya habrá tiempo de besos y abrazos…

…y de ir sin mascarilla 😷

Mi reencuentro con Barcelona